Nos vamos de festival. Mad Cool 2019.

 
madcool.jpg

Si hay algo que nos gusta -obviando el comernos una pizza rica- es un buen festival de verano. Todos sabemos que si no cae uno, el calor no se disfruta igual. Nos gustan, nos llenan de buen rollo y los mejor de todo, disfrutamos de los mejores conciertazos en buena compañía. Como no podía ser de otra manera, no nos quisimos perder la última edición de Mad Cool 2019 ;)

lucky-girls-mad-cool.jpg
lucky-girls-mad-cool

Una Rosalia brutal dio el pistoletazo de salida con el arte más puro -le pese a quién le pese- en la gran Welcome Party, dónde más de 40.000 personas cantaban a ritmo de su ya mítico trá trá. Metronomy nos hizo gozar de lo lindo con su pop-electrónico-70-80.

Jueves. El señorísimo Noel Gallagher, con su nueva banda, nos deleitó con esa esencia más Oasis que nunca. A la señorita Lauryn Hill le perdonamos con creces los 30 min de retraso, cómo para no, única e irrepetible.

Tash Sultana. La australiana destacó por arriesgar y el currazo que conlleva su propuesta. Una “mujer orquesta” en toda regla.

Le siguió un viernes con cierto sabor indie gracias a Vetusta Morla -no hay concierto que no lo peten-, acompañados de los mismísimos The Smashing Pumpkins, subidos a ese escenario como si no hubieran pasado los años, dándolo todo con sus clásicos noventeros que nos hicieron sumergirnos en el rollo más underground.

El gran día -y uno de los más largos- fué el sábado. Gracias sábado por la resaca que nos dura hasta hoy jueves. Buen trabajo. Un día cargado de clásicos gracias a 1975, o bien a los míticos The Cure, quienes nos ofrecieron temazos como Boys don’t cry, Lullaby o Just Like Heaven.

Para todo aquel que le mole el rock, los jovenzuelos de Michigan; Greta Van Fleet, pisaron por primera vez suelo madrileño para transportarnos la esencia más setentera con los agudos de un camuflado Robert Plant, (líder de Led Zeppelin).

Gossip no words <3

Jorga Smith, reina del R&B contemporáneo, please come back!

Y por si fuera poco, Prophets of Rage acabó levantando a todo el personal con temas como Jump Around dejando a más de uno sin cenar con tanto temón.

Cierto es que entre tanta emoción y subidón, -y mucho cocktel de amor-, tenías la opción (casi obligada) de subirte a una de las atracciones de la noche: los coches de choque. Que como todas sabemos, no hay atracción de feria sin unos buenos temas de fondo de Los Chichos o de Las Ketchup… un atmósfera muy cañí, ¡maravilloso!

Ahora bien, si querías un poco de aire fresco y relax, solo hacía falta subirse a la gran noria (icono del festival) y disfrutar las mejores vistas de la capital. Sin duda, cita obligada para todo aquel que no hay ido… ¡yo ya estoy contando los días para el próximo año!

Os deseo un gran verano cargado de inolvidables momentos, buena energy, sol, risas y mucho amor.

@Aura

 
FreshEva